candlebots

20 Dic, 2011

Los cuatro principios del trading

General — Escrito por candlebots @ 07:13
Antes de meternos en faena, también me gustaría hablar de algo que creo que todos deberíamos tener grabado a fuego en nuestra cabeza cada vez que nos sentamos a operar frente al ordenador; es más, algo que deberíamos tener escrito en letras bien grandes junto al ordenador para verlo a cada momento. Y ese algo no es más que lo que se considera como los cuatro principios básicos del trading:



Confianza Disciplina Concentración Paciencia




La confianza de saber que estaremos haciendo lo correcto, aunque perdamos muchas veces y aunque el mercado nos tire del caballo una y otra vez, porque estaremos aplicando un sistema, nuestro sistema, que habremos comprobado una y otra vez para asegurarnos de que, en media, produce una determinada rentabilidad.

Y así, cuando venga una mala operación, sabremos que es un paso más de algo que a largo plazo producirá beneficios. Y cuando venga la larga serie de malas operaciones que siempre nos espera a la vuelta de la esquina cuando más confiados estamos y que son las que pondrán de verdad a prueba nuestra tolerancia a la frustración, sabremos más que nunca que deberemos ceñirnos sin pestañear a nuestro sistema y que las operaciones que compensarán esos malos momentos también llegarán, porque ya lo hemos probado una y mil veces.

Huelga decir que sentarse a operar sin tener muy claro bajo qué circunstancias abriremos y cerraremos una posición es la receta segura para el desastre. Como reza el dicho "Trade! do not gamble!"



La disciplina para aplicar con decisión el método que hemos elegido y probado previamente, aquel con el que nos sintamos más cómodos y se adapte mejor a nuestro sistema de trabajo .

Esta disciplina debe ser auténticamente "militar" en el sentido de que jamás nos permitiremos apartarnos del sistema elegido ni un solo milímetro, o fracasaremos. Si nuestro sistema dice que el stop-loss es fijo a 20 pips, por ejemplo, deberá serlo siempre; y 20 pips son 20, ni 19 ni 21 por insignificante que pueda parecer la diferencia. Por tanto, quedarse pensando "voy a esperar un poco más aunque el dolaryen ya esté cayendo 30 pips porque 'sé' que el mercado va a rebotar sí es un error y sí es un fracaso. No lo será, sin embargo, que la operación salga a pérdidas porque la hemos cortado a los 20 pips pactados. A fin de cuentas, será una pérdida contemplada en el sistema que hayas elegido.


La concentración para seguir todo el proceso con la atención exigida: desde el análisis técnico que nos lleva a abrir la operación, hasta que ésta quede cerrada por completo. Mucha gente piensa que lo más difícil es apretar el botón "correcto" de compra o venta y que, a partir de ahí, todo va solo. Esto es un error, lo que realmente nos distinguirá como buenos o malos traders no es cómo entremos en una operación sino cómo salgamos de ella, soportando la presión que ejercerá el mercado sobre esa decisión, tu decisión, a cada minuto, a cada segundo e incluso a cada tick.

Y finalmente, y no menos importante, la paciencia de saber que esto es un trabajo metódico, repetitivo y constante, que no consiste en ganar mucho rápidamente (como suele decirse, dar el pelotazo) sino en ganar poco pero de manera repetida y consistente a lo largo del tiempo, una y otra vez, una y otra vez. De hecho, el día en que a alguien le resulte extremadamente aburrido hacer trading podrá considerar que ha llegado a dominar esta disciplina. Es igual de malo para la moral de un trader el abatimiento de ver cómo su posición se convierte en perdedora desde que la abre como la euforia de ver la situación contraria, cuando un activo despega justo cuando entramos largos o se precipita justo al entrar cortos. En ambos casos, se pierde la perspectiva del análisis que habíamos realizado y se pierde el control de la propia operación, que al final seguramente se cerrará por cualquier criterio menos por el que establecía nuestro sistema.

Esa paciencia debe ser la que nos evite ponernos nerviosos cuando nuestro activo va en nuestra contra antes de encontrar el camino que finalmente seguirá pero también es la paciencia que evitará que cerremos la posición a nuestro favor demasiado pronto, antes de alcanzar el objetivo que nos hemos marcado.


Comentarios


Añadir comentario






Powered by pLog